Slow fashion vs moda ética o moda sostenible

A estas alturas del partido, el argot textil se ha convertido en un entuerto de palabras cuyo significado resulta a menudo confuso, cuando no directamente engañoso. Cada vez son más las marcas y diseñadores que están expandiendo las fronteras de la moda sostenible, y por ello, aquí va una brújula de términos mínimos para adentrarse en ese boscaje repleto de términos como «moda ética», «moda sostenible», «moda consciente», «slow fashion», «moda ecológica» o «moda libre de crueldad animal».

Vivimos en un mundo moderno que nos ofrece una gran variedad de opciones,. y si estás leyendo esto, entonces estás en la mitad de la población mundial con acceso a Internet. Eso también significa que tienes acceso a una cantidad aparentemente infinita de opciones de compra online. Es fácil comprar moda barata, y más aún comprar frecuentemente. Pero, también existe la opción  de adquirir nuestra ropa de manera consciente, ética y sostenible. Como todas las cosas en la vida, con una gran elección viene una gran responsabilidad:

“Una vez que sabemos y somos conscientes, somos responsables de nuestra acción y nuestra inacción. Podemos hacer algo al respecto o ignorarlo. De cualquier manera, aún así somos responsables”. – Jean-Paul Sartre

¿Y esto de qué va? Pues que “cada vez que gastas dinero, estás votando por el tipo de mundo que deseas.» – Anna Lappé

Pero…¿qué es realmente el Slow fashion?

Las cosas que nos gustan no deberían hacerse a toda prisa. Y es precisamente eso lo que propone la filosofía Slow Fashion, un armario con prendas no perecederas, justo lo contrario a la estresante inmediatez imperante.Y es que son muchas las fuentes que definen esta filosofía como la antítesis de lo conocido como Fast Fashion o  también denominada moda industrializada.

Para meternos en materia, comencemos por pensar en el Slow Fashion siguiendo las bases establecidas por el Slow Food o Slow Living.

En ese caso, los diez  mandamientos serían

  1. Desaprobar la producción textil industrializada.
  2. Elegir siempre productos artesanales para apoyar a las pequeñas empresas o autónomos, el comercio justo y de cercanía
  3. Impulsar el reciclado de prendas y tejidos para alargar la vida útil del producto hasta establecer un sistema moda circular.
  4. Adquirir ropa confeccionada con materiales sostenibles y producida de manera ética
  5. Decantarse por la calidad vs la cantidad…¡y qué la ropa dure!
  6. Hacer nuestras propias prendas: reparar, personalizar, alterar… para así alargar sus años de vida.
  7. Educar y mentalizar al consumidor para hacerle consciente de la moda con propósito e intencional. Así, el consumidor se ve inmerso en el proceso completo desde que la prenda se diseña hasta que se adquiere.
  8. Fomentar una moda atemporal en contra de la tendencia o la clásica división por colecciones
  9. Dar a la moda un enfoque holístico que considere todo el ciclo de vida del producto.
  10. Disminuir el consumo de ropa. ¿Cúal es la prenda más sostenible? Aquella que ya tienes. Y sí, en Mastyl tenemos una tienda online donde encontrarás nuestros diseños de moda sostenible para hombre, pero la idea es no fomentar el consumo.

Y, como el Slow Living o Slow Food, el Slow Fashion es contracultural porque se opone a las normas sociales actuales de que «más es más» y «cuanto más rápido y barato mejor».

Aquí os dejamos las dos citas que mejor definen, bajo nuestro punto de vista, la esencia de la filosofía Slow Fashion:

“La moda lenta también trata de volver a una relación personal con la moda. Uno donde las tendencias y las estaciones no importan, pero donde su ética y estética se unen perfectamente, y puede escapar del estrés del consumo constante, centrándose en el estilo que realmente le atraiga”. – Emilia Wik, diseñadora principal de BYEM

“El Slow Fashion trata de diseñar, producir, consumir y vivir mejor. No se basa en el tiempo sino en la calidad. Lento no es lo opuesto a rápido: no hay dualismo, sino un enfoque diferente en el que los diseñadores, compradores, minoristas y consumidores son más conscientes de los impactos de los productos en los trabajadores, las comunidades y los ecosistemas … El Slow Fashion es elección, información, diversidad cultural e identidad. Sin embargo, también se trata del equilibrio. Requiere una combinación de cambio imaginativo y expresión simbólica (moda), así como durabilidad y productos de calidad a largo plazo”. –Kate Fletcher (ampliamente reconocida por haber acuñado el término «moda lenta» en 2007) 

Moda lenta vs moda ética y moda sostenible

Como hemos dicho en párrafos anteriores, la moda lenta comparte las bases ideológicas de las corrientes Slow Food y Slow Living con la clara intencionalidad de frenar la producción masiva industrializada.

Partiendo de esa necesidad de echar el freno nace este concepto, considerando intencionalmente el ciclo de vida holístico de un producto desde su ideación, hasta las materias primas, la fabricación / producción, su cadena de suministro / envío y, en última instancia,  el uso del consumidor y el final de la vida útil de la prenda. .

Parece haber mucha confusión entre el Slow Fashion, la moda ética y la moda sostenible (o moda ecológica). Esto es comprensible porque hay una gran superposición entre estos conceptos. Para simplificar las cosas, vamos a darle una vuelta de tuerca a estos términos.

Moda ética

La moda ética a menudo se refiere a los derechos humanos y de los animales. En lo que respecta a los humanos, la moda ética se aplica a las condiciones de trabajo, salarios justos y tratamiento que reciben las personas en su puesto de trabajo. Y por supuesto, rechazo total al trabajo infantil.

Cuando hablamos de los derechos de los animales, pues está bastante claro, una moda que no sacrifica animales, porque vestir bien es increible, pero nada justifica la crueldad y el abuso hacia los animales en la confección de prendas textiles…¡Ciao Crela!

Moda sostenible (o moda ecológica)

La moda sostenible a menudo se preocupa por el impacto ambiental. Optar por fibras y materiales que sean orgánicos, reciclados o reutilizados, limitando los químicos / colorantes nocivos, reduciendo el uso de energía / agua y los desechos, y en general eligiendo opciones de bajo impacto siempre que sea posible.

diferencias entre slow fashion, moda sostenible y moda ética explicada en una tabla gráfica

Comenzando con la moda que no tiene prisa

Como humanos, todos somos consumidores. Pero, tenemos que tomar decisiones respecto a lo que consumimos y cuánto consumimos. 

En el estudio de OCU de 2019 «Otro consumo para un futuro mejor», se entrevistó a los consumidores para saber cuáles son sus principales preocupaciones en referencia al consumo de ropa y cuales son sus iniciativas para dejar de lado lado la fast fashion. Aquí van algunas de las medidas propuestas:

Donación

Según el estudio, el 89 % de los entrevistados dona parte de la ropa y el calzado que ya no usa a través de contenedores específicos, puntos limpios, iglesias, ONG y tiendas; o bien optan por dársela a familiares y amigos.

¿Consumo necesario?

El 84 % es consciente de de la necesidad de disminuir el consumo y reducir residuos, por lo que rehuye adquirir más ropa de lo que consideran necesaria.

Etiquetas que permitan el traqueo de la prenda

El 42 % afirma inspeccionar la etiqueta para conocer el origen de la ropa y así huir de aquellas prendas que proceden de países con más riesgo de explotación laboral.

Del mismo modo, el 38 % prefiere los materiales naturales y ecológicos como el algodón orgánico, y un 25 % no compra elaborada con tejidos sintéticos como el poliéster, la poliamida y los forros polares.      

Marcas fast fashion

Hasta un 36 % de las participantes del estudio de OCU asegura no adquirir marcas fast fashion. Y eso no es todo, ya que el 25 % eligen por marcas de moda sostenible.

Segunda mano: comprar ropa usada

Otra opción para muy popular entre los los consumidores es el mercado de segunda mano. El  26 % de los encuestados reconoció comprar ropa usada, así como el 13 % afirma venderla a través de plataformas online como eBay o Wallapop y alargar así la vida del producto.

Consejos para conseguir una moda más sostenible

Si deseas comenzar a ser un consumidor consciente en lo que respecta a la ropa, aquí hay te dejamos unos consejos para que te sea más fácil pasar a la acción:

1. Compra menos 

  • No se trata de no comprar nada (aunque correr por la vida en pelotas es la opción más sostenible).  No es anti consumo, es consumo alternativo.

  • Compra menos cada vez que compras

  • Compra con menos frecuencia

  • Considera la ropa de segunda mano y vintage

2. Cuando compres, compra bien:

¡Recuerda que cada vez que gastas dinero, estás eligiendo el mundo en el que deseas vivir!

  • Evita las marcas de moda rápidas

  • Haz los deberes para evitar el greenwashing (ya sabes, las marcas que dicen que son lentas / éticas / sostenibles en su comercialización pero que en realidad naranjas de la China)

  • Busca la transparencia de la marca (¿la marca te proporciona toda la información sobre sus materias primas, fabricación, cadena de suministro, precios, etc.?)

  • Haz una búsqueda de marcas / productos éticos y sostenibles.

  • Considera marcas / negocios locales de cercanía

  • Compra una calidad superior que aguante el paso del tiempo

  • Compra diseños atemporales y estilos atemporales frente a tendencias estacionales («tendencias trascendentes«…así se llama ;))

3. Una vez que tengas algo:

  • Aprecia más las prendas que ya forman de tu armario

  • No trates nada como desechable

  • Considera el ciclo de vida del producto para mantener las cosas fuera de los vertederos (reparar, donar, reciclar, etc.) Moda circular

¡Es tu turno! Si vas a hacer algo, tiene que ser algo concreto, demuéstralo con hechos. Ya te hemos dado ideas de por dónde empezar y esperamos que nos cuentes ¿cuáles son tus medidas a seguir para contribuir al movimiento Slow Fashion? ¿Cuáles bajo tu punto de vista son las más importantes?

No te cortes un pelo y coméntanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa cookies para asegurar una mejor experiencia al usuario.